viernes, 29 de febrero de 2008

LAS ANACONDAS


"¡El tamaño importa!" debe ser una creencia aceptada con entusiasmo por las anacondas, porque su peso impresionante -hasta 550 libras- ¡les hace ganarse el título de las serpientes más pesadas del mundo! Aparte de este logro, las anacondas también son contendientes principales para las serpientes más largas del mundo. Mientras que algunos científicos consideran a la anaconda la más larga de todas las serpientes, otros prefieren a la pitón reticulada del Sureste de Asia. Sorprendentemente, aún si una pitón reticulada se las arregla para superar a la anaconda en longitud corporal, la pitón reticulada nunca puede derrotar a la anaconda en peso. Por ejemplo, una pitón reticulada de 33 pies pesa casi lo mismo que una anaconda de 20 pies.


De las cuatro especies de anacondas que habitan Sudamérica y la isla caribeña de Trinidad, la anaconda verde es la mayor y la más famosa. De hecho, la anaconda verde es tan conocida que mucha gente ni siquiera está enterada de la existencia de las otras tres especies de anacondas (la anaconda Amarilla, la anaconda Deschauense, y la anaconda Barbour). Por lo tanto, la piel verde olivo de la anaconda verde y sus marcas negras en forma de óvalo se han convertido en el símbolo de todas las anacondas.


Nocturnas (activas de noche) y carnívoras (se alimentan de carne), las anacondas son miembros de la familia de las boas. Por lo general, en o cerca del agua, les encanta esconderse en las marismas, pantanos, o cualquier área con abundante vegetación acuática. Debido a que los ojos y narices de las anacondas se encuentran en la parte superior de su cabeza, pueden esconder su figura voluminosa sumergiéndose mientras no pierden de vista sus alrededores. Además, los dibujos de la piel de las anacondas se mezclan bien con el medio ambiente, de manera que un animal que se acerca a sus escondrijos para beber agua no tiene idea que está siendo vigilado.